viernes, 8 de mayo de 2009

(en()con()trar-se)‏

























Nazco en mi propio tiempo.
en las horas muertas, en las sombras quietas.
en ese abrazo de letras contiguas, en esa baba inquieta, en tu mirada deslizada, desrizada.

4 comentarios:

Pablo dijo...

Cuantas havaianas, pardiez :O.

caminante dijo...

Cada palabra de tus textos me produce el efecto de una pulsación sobre teclado que me arranca una nota.
Me gustan mucho. Ya lo sabes.
Un beso
Juanjo

g. dijo...

puedo encontrarme totalmente en tus palabras, no sé bien qué pero me ha llegado al alma esas pocas palabras.

Saludos.

el oso dijo...

Muy bello, muy decidor...
Besotes