viernes, 10 de julio de 2009

Jaurias



Las clandestinas sirven a sus miedos refugiadas en la máscara del poder perdido.
Repiten los solticios de Marte en cada beso.

De noche sienten el apego a su piel solitaria y de día serpentean en las alfombras de sal.

Cuando la palabra se ahueca la deshacen cayendo a pedazos, destilando su propia esencia
en cada verso inquieto.
De nada les sirve decir amor sin ser amor.
De nada les sirve decir sangre sin ser sange.

Como las amazonas viven en la Naturaleza, creen en las huellas de Efebo y nacen de las miradas ajenas.






4 comentarios:

caminante dijo...

Querida Juli:
Tus últimos poemas son sublimes.
Me gustan mucho.
Un beso

el oso dijo...

De nada les sirve decir amor sin ser amor.De nada les sirve decir sangre sin ser sangre...
Buenísimo, bellas imágenes.
Besos

Una tipa dijo...

El otro día me lastimé y me salió "sange"...

Fuera de broma, very nice!

Literaria dijo...

GRACIASSSSSSSSS : )))))))))))))))))