viernes, 4 de septiembre de 2009

Y de repente...



Y de repente sólo sabia que nunca más iba a volver a pisar el centro inmediato de aquella piedra.
Después de haber encontrado en el centro del centro todas las "cosas" y las "palabras",
quiso dejar de ver para viajar en la carne cosas y palabras.
El cuerpo se hizo verbo y
El verbo se hizo cuerpo.

---------------------En el centro del centro la desintegración está integrada
(en el verbo del cuerpo y el cuerpo del verbo también).
El lugar entre los huecos de los distintos lenguajes habita y deshabita lo abstracto intentando ser concreto.
Es como cuando la sintaxis está apoyada en los silencios de una rama
o cuando el léxico se apresura en el rio
o si despues de todo no hay nada más que movimiento, transformación, sorpresa de estar aquí y ahora y la morfologia hace la fotosintesis desarmando huellas, rearmado vida.
Formas contenidas en formas de contenido viviendo
y el cuerpo contiene las formas mientras el lenguaje tiene cuerpo donde ser ser.-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Caminó hacia el cuerpo en palabras infladas de infinitos ilimitados
Creó casas posibles guarecibles y rotas con definiciones definidas representando realidades
Y al fin y al cabo
se sentó en el centro inmediato de una piedra, quizás aquella piedra
y de repente sólo sabia que nunca más iba a pisar el centro inmediato de aquella piedra.

3 comentarios:

caminante dijo...

Y, de repente he recibido esta maravillosa sorpresa.
¡Literaria a vuelto!
Han vuelto las palabras mágicas.
Un beso, amiga

el oso dijo...

Repentinamente uno vuelve y dejas cosas imperdibles.
Besos

Literaria dijo...

Hola amigos!!

Siempre presentes ! Yo me vuelo, la vida me arrastra y de vez en cuando aparezco.

Besos a los dos!

Mucha salud y mucho amor !