sábado, 31 de octubre de 2009

Bombay , 6 de Enero de 1960

LA MENTE ES lo conocido, siendo lo conocido aquello que ha sido experimentado. Con esa medida tratamos de conocer lo desconocido. Pero es obvio que lo conocido jamás puede conocer lo desconocido; sólo puede conocer lo que ya ha experimentado, lo que le han enseñado, lo que ha acumulado. ¿ Puede la mente ver la verdad acerca de su propia incapacidad para conocer lo desconocido?

Por cierto, si veo con mucha claridad que mi mente no puede conocer lo desconocido, hay una quietud absoluta. Si siento que puedo captar lo desconocido, hago muchisimo ruido: hablo, rechazo, escojo, trato de hallar un camino hacia lo desconocido. Pero si la mente se da cuenta de su absoluta incapacidad para conocer lo desconocido, si percibe que no puede dar un solo paso hacia lo desconocido, ¿ qué ocurre entonces? Entonces la mente se queda por completo silenciosa. No se desespera, ya no está buscando nada.

El movimiento de búsqueda sólo puede darse de lo conocido a lo conocido, y todo cuando la mente puede hacer es percatarse de que este movimiento jamás revelará lo desconocido.Cualquier movimiento por parte de lo conocido sigue estando en el campo de lo conocido.Eso es lo único que tengo que percibir, es lo único que la mente debe comprender. Entonces , sin ninguna clase de estímulo, sin ningún porpósito deliberado, la mente queda en silencio.

¿ No han advertido que el amor es silencio? Puede manifestarse mientras estrechamos la mano del otro, o mientras contemplamos cariñosamente a un niño o cuando paseamos en la belleza de un atardecer. El amor no tiene ni pasado ni futuro, y así acompaña a este extraordinario estado de silencio. Sin este silencio, sin este completo vacío no existe la creación. Uno puede ser muy hábil en su capacidad, pero donde no hay creación, hay destrucción, deterioro y la mente se marchita.

Cuando la mente está vacía, silenciosa, cuando se halla en un estado de negación completa-que no es un blanqueo mental ni es lo opuesto a lo positivo, sino un estado completo diferente en el que ha cesado todo pensamiento-, sólo entonces es posible que lo innominable se manifieste.


Krishnamurti.

2 comentarios:

caminante dijo...

Hoy, querida amiga, me has hecho pensar.
Tu mente no queda en silencio.
Ya discutiremeos esto más en profundidad
Un beso

Literaria dijo...

Hola caminante.
La mente se asusta cuando le muestran sus limites.
Yo me dejo huellas de este tipo justo para acordarme de lo ruidosa que está mi interioridad.
Busca el silencio será no buscar nada.
Será quizas experimentar lo desconocido sin tomarlo como la espera de lo conocido.
Me alegra que te haya afectado de algún modo.

Besos

Juli